lunes, octubre 27, 2008

Por un momento me gustó su falda


Ayer me encontraba en el bar de mi barrio, tomando tranquilamente un café, cuando de repente me sentí observada...

Giré la cabeza y sorprendí a esta señora clavando sus ojos en mí, con un gesto que oscilaba entre el disgusto, la desaprobación y el ansia por probar carne humana.
La reté a que dejara de mirarme sacándole una foto con la cámara, y temí durante unos instantes que se abalanzara sobre mí como un gremlin furioso.
Pero permaneció inmóvil e incluso creí percibir un esbozo de sonrisa (maligna) en su rostro. También en lo cotidiano podemos toparnos con lo siniestro, aquello que no puede ser desvelado y que a la vez puede resultar incluso hermoso, o cuanto menos, atrayente como un poderoso imán.

Recordé entonces esta definición de Eugenio Trías:

"Lo siniestro constituye condición y límite de lo bello. En tanto que condición, no puede darse efecto estético sin que lo siniestro esté, de alguna manera, presente en la obra artística. En tanto que límite, la revelación de lo siniestro destruye ipso facto el efecto estético. En consecuencia, lo siniestro es condición y es límite: debe estar presente bajo forma de ausencia, debe estar velado. No puede ser desvelado."
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Aunque, ¡CHICAS!, recordad que una de las cosas más inquietantes de esta imagen es el mal uso de la base de make-up y (junto con el pésimo perfilado del lipstick)
Siempre hay que utilizar un tono lo más parecido al de la propia piel.
Estos han sido mis consejos de belleza por hoy.

Intento escribir, intento unir palabras de forma que envuelvan y atrapen como la tela de una araña pero no puedo, y he de respetar mis ciclos.
Ciclo mal. Ciclo regular. Ciclo bien.
Ahí estamos.
Sencillamente regular.
Pero bien maquilladas.

Y por supuesto, esta foto no la hice yo.

2 comentarios:

Celia Santos dijo...

Si no fueran casuales, diría que ese tipo de encuentros con pequeños escapes de nuestro propio yo.
Saludos

Lubna Horizontal dijo...

En qué ciudad ha sucedido esto, en la de los goblins?

Me encanta tu blog y tus observaciones, de la vida en general y de lo siniestro en concreto.

Un saludo
Lubna