miércoles, octubre 29, 2008

In other words...


Cuando decimos que el amor es ciego, no es más que una forma como otra cualquiera de justificar nuestros errores.
Reconozco haberme tapado alguna vez los ojos, pero conscientemente, y del mismo modo en que miramos una escena de terror...haciendo trampas, con los dedos abiertos de manera que podamos vislumbrar el desastre que se avecina.
Después de evaluar los daños, la mayoría de las veces no es para tanto.
Hay que vivir. Para vivir, hay que arriesgar, y esto comporta ganancias y pérdidas.
Luego, que te quiten lo bailao.
Una ligera ceguera implica un mayor disfrute del resto de los sentidos, y un cierto derroche de imaginación. Tocar, oler, lamer, saltar al vacío sabiendo que vas a levantar el vuelo acompañada. No miedo.


4 comentarios:

Hotxe dijo...

Muchas veces pasa que el amor es ciego de verdad, con total inconsciencia y suele ser la mejor epoca, pero después, cuando acaba la emoción/pasión es cuando empiezas a ver con claridad... o a taparte los ojos un "ratito" más si no te convence del todo lo que ves.

Qué gusto da leer todo lo que escribes.

Vane dijo...

Me gusta esa última frase "Tocar, oler, lamer, saltar al vacío...", aunque el miedo muchas veces es inevitable.

Besitos!

Camisas dijo...

Hola, acabo de descubrir tu blog, me gusta.

sobre el amor ciego no deja de ser una borrachera, un exceso que al final pagamos con sufrimiento... y sin embargo, volvemos a beber porque nos sentimos mejor que nunca con nuestra droga.

kornikabrosalvaje dijo...

El amor es una mierda, por mucho que quieras a una persona, esa persona nunca va a sentir con la misma intensidad que tú, así que ese desnivel es lo que nos putea, lo mejor es vivir como se pueda y no entregarse a nadie.