jueves, abril 09, 2015

TRUCO

Me dijeron:
-Cuidado con esa, que está loca.-
Y yo, sin pensarlo un instante, me asomé a esa mujer,
como quien contempla un precipicio
venciendo el vértigo y la náusea.
Abracé el desorden de su pelo y de su cama,
apaciguando el ruido
y perfilando sus sombras para que pudiera nombrarlas.
Monté guardia noche tras noche a los pies de su lecho,
para que perdiera el miedo a abandonarse al sueño y a abandonarse a mí.
Con el dedo índice, escribí su nombre en la palma de mi mano
y al cerrar el puño la tuve para siempre en mi bolsillo.
Bastó tenacidad, adoración y un pequeño truco de magia.
No sé si fue una insensatez,
pues presumo de ser alguien muy cuerdo,
pero me advirtieron que me cuidara de ella,
y sin embargo
 la cuidé.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Quisiera hacer infinitas fotocopias de TRUCO y que vuelen por todas las ciudades en todos los idiomas del mundo mundial...

En especial hacer aviones de papel con ella y colarlos en las instituciones de salud mental. (Ya puesta... :)) )

Carmen Cambiante