lunes, febrero 02, 2015

Somos nuestros errores y nuestros errores

Somos nuestros errores y nuestros horrores, cara a cara, sin filtros. Pero somos muchísimas cosas más. Recuerdo especialmente mi etapa más jodida, entre los 20 y los 23 años, cuando me autolesionaba e iba con los brazos llenos de cicatrices, y en todos mis cuadros aparecían muñecas mutiladas o crucificadas. Recibía anónimos maliciosos, llamadas extrañas… Me quedó claro que hay gente que disfruta demonizando a ciertas mujeres que se salen de la norma o que resultan sospechosas, oscuras o incluso poderosas de modo latente. También hay quien espera ver a estas mujeres finalmente haciéndose pedazos, hundiéndose. Conocí muy malas personas en esa época, directa e indirectamente. Pero he salido adelante, además haciendo siempre lo que me salía del coño. Sin victimismos ni historias. Miro atrás y pienso, “joder, ¡menudo viaje!

Puedes leer la entrevista completa aquí:

http://www.mipetitmadrid.com/mipetitmadrid/web/seccion-es/7/cultura/articulo/ana-elena-pena-nos-ensena-sus-cicatricesentrevista-by-diana-aller

Cicatrices





4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Elena.
Te escribo desde el más sincero y morboso anonimato para darte las gracias.
Puede sonar a lameculos, o a simple sumisa pero es algo que me resulta realmente necesario.
Gracias, por haber sentido el más profundo dolor y haber sabido escribir de una manera tan única y especial sobre él. Por haber conseguido que muchas más personas se pongan en tu piel (y en tus cicatrices). Así, por ser atrevida y terapéutica, por entretenerme y hacerme sentir tan libre y hambrienta que quería comerme el mundo.
Gracias, por ti, por todo.
De parte de una cobarde, hipermétrope y bajita.

Abbey Walcott dijo...

Gracias por escribir un libro así, y más con ese título, que tanto significa para mí.

Me empecé a cortar hace ya muchos años, y gracias a dios (más bien a mí misma) que pude dejarlo y tomar un poco las riendas de mi vida. A veces la autolesión no se va del todo y a parece en los peores momentos, pero ya no hay más cutter de por medio :)

Como tú, yo también tengo cicatrices en los brazos, pero ya no me importan. Soy algo más que eso.

Gracias por hacer visible un problema que ahora parece tan teen y tan de moda, pero que muchas llevamos a cuestas hace tantos años ya, como es la autolesión.

Eduardo valladares martinez dijo...

hola podrias decirme como consigo tus libros si vivo en mexico

Esther dijo...

Elena, has sido mi descubrimiento de hoy. Varias circunstancias durante este día me han acabado conduciendo aquí. Ahora me toca decidir con cuál de tus libros empezar, quizás con el de Cicatrices. Saludos y enhorabuena por tu próxima maternidad.