domingo, octubre 30, 2011

UNA CORAZA

Una coraza sólo sirve
para detener los golpes en la superficie, 
creando hemorragias internas
Así que de repente un día
cuando menos te lo esperas
te levantas vomitando,
agotada, febril y enferma

Una coraza sólo sirve
para que no puedan tocarte
Ni tampoco rasguñarte
Para no sentir.
Así que de repente un día
cuando menos te lo esperas
te despiertas abrumada
y con las manos yertas

Una coraza sólo sirve
para esconder algo precioso
frágil y delicado
 y no compartirlo con nadie
por temor a que se rompa
como si fuera de cristal
Así que francamente,
a esa coraza que oprime
y que anestesia torpemente
no le veo la utilidad







Ana Elena Pena.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bonita ;)

Jorge Ampuero dijo...

Certera y degustable poesía.

Saludos :)

Néstor Lisón dijo...

¡Qué bonito y verdadero! Saludos.

Anónimo dijo...

Guardia poetica.

Precioso. Y una verdad como un templo.

No hay que blindar el corazon.