martes, mayo 29, 2012

SUICIDIO

Es absolutamente necesario suicidarse cada cierto tiempo. Huir de uno mismo, perderse, levitar, ayunar, sentir el cuerpo vacío, agotado, dolorido. Mudar la piel, beber, vomitar, tocar fondo, follar con desesperación y luego no recordar nada.
Estar ausente de todo.
Para después, aferrarse de nuevo a la vida.
Vestir colores pastel, andar a paso ligero y sonreír a los vecinos cuando te saludan en la escalera.
-¿Qué tal estás, preciosa?-
-Jodidamente bien, gracias.-

(Ana Elena Pena)


2 comentarios:

Anónimo dijo...

En algunos lugares hacen talleres de la muerte, vendría a ser lo que tu dices, y sí, es la única manera de revivir, claro que estos talleres que te digo valen una pasta,y si te montas la muerte por libre debe ser más barato. Eres un tesoro. No dejes de escrir. Un beso. Elena

Xian Pang dijo...

¡¡¡Qué potito!!!