martes, agosto 25, 2009

MORBIDEZ


Me enamoré de una chica, la amasé durante largo tiempo con mis propias manos y la convertí en mi mujer.
Al principio su piel era firme y dura, se resistía a mis envites, pero poco a poco, a cada encuentro, fue cediendo cada vez más a la insistencia de mis dedos.
En su carne grabé pellizcos, abrazos, besos imperceptibles, mordiscos, pero a ella nunca le importó que la marcara de este modo, hasta las moraduras le supieron a dulce.

Ella también me fue amasando a mí, lentamente, con absoluta entrega y adoración, pero yo no huelo a pan recién hecho, a flan de vainilla y melocotón fresco.
Cuando la sorprendo dormida, podría devorarla sin miramientos, porque siempre parece haber alcanzado el punto justo de cocción.
Sus pechos ofrecen cada vez menos resistencia a mi presión, sus nalgas, su espalda, su vientre...
Parece querer engullirme toda ella cuando le digo:
-Ahora...ahora...

Somos dos esqueletos cubiertos de piel blandita y caliente que late al mismo tiempo y se detendrá en el mismo punto, una piel que quiere arrugarse, desprenderse y ser pasto de los gusanos, porque estoy loco por sus huesitos y ella también lo sabe. Nos amaremos como esqueletos y asustaremos a los vivos haciendo castañetear nuestros dientes...

No estaría mal, pero no, esa no es la muerte que yo quiero. No es lo que había programado.
Quiero que nos reduzcan a cenizas y nos arrojen por un acantilado. Hastiados de este mundo, al fin podríamos volar, juntos, como Superman y Lois Lane sobre la noche de Nueva York. Yo la salvaré de caer al mar, porque al fin y al cabo, ella me ha salvado en vida muchas veces, aunque por una cuestión de estúpido orgullo jamás quise admitirlo.
Me mirará (aunque sin mirarme) como a un héroe, y así emprenderemos nuestro último viaje juntos.

-¡Agárrate fuerte , nena!

10 comentarios:

gentle dijo...

Me gusta cada una de tus palabras, me emociona hasta lo que no quisiste escribir. Cuando leo este billete vuelvo a enamorarme del amor y juro otra vez que nunca cederé al abandono.

Lupo dijo...

Que potito Ana :_)

Anónimo dijo...

Bueno, me gusta mucho. :D

Lisandra Melo

gorrillaz_krew dijo...

de délicieux mots Anne, un bon appétit!



pd:como no actualizas vía fotolog, me dio por entrar aquí.

Salud.

shadow dijo...

Gracias a un mini periodico gratuito, en un pub nuevo que han abierto en mi ciudad, encontré entre sus páginas "el orden de las cosas" de una chica llamada Ana Elena Pena...

Me llamó mucho la atención que te llamaras Elena, y el hecho de que escribieras eso...como si lo hubiera escrito yo, porque son palabras mías en tu boca.
Asi que te he buscado y me he llevado la sorpresa de que has nacido el 18 de agosto xD (vaya, dos festividades en una xD aunque no creo q el santo sea algo por lo que alegrarse ¬¬ sinceramente).

Sufro del síndrome de Diógenes de corazón, y no encuentro una cura posible desde hace cerca de un año.

Es precioso lo que has escrito..."yo la salvaré de caer al mar, porque al fin y al cabo, ella me ha salvado en vida muchas veces"

En fin, un saludo tocaya

Herzeleid dijo...

Me gusta, sin duda!

:D

Alejandro dijo...

Muy bueno tu blog acabo de encontrarlo, ya resbuscaré, no te preocupes que no fumo y no dejaré ceniza tirada por ahí...

Anónimo dijo...

envites es con "V"...

ana elena pena dijo...

gracias, tienes razón! Es fácil confundirlo y asociarlo con el verbo "embestir". :)

Anónimo dijo...

Que raro... Parece escrito por aquiles de la saga de la sombra de ender...

¿Esto lo ha escrito ana?