martes, enero 09, 2007

Sobre el amor y la muerte (curioso)

"Una parte de todas las mujeres y de todos los hombres se niega a saber que en todas las relaciones amorosas la muerte también tiene que intervenir. Finjimos poder amar sin que mueran nuestras ilusiones acerca del amor, fingimos poder avanzar sin que jamás tengan que morir nuestros vehementes arrebatos de emoción. Pero en el amor, desde un punto de vista psíquico, todo, absolutamente todo, se desmenuza. El ego no lo quisiera, pero así tiene que ser, y toda persona dotada de una profunda naturaleza salvaje se muestra inclinada a aceptarlo.
¿qué es lo que muere?. Las ilusiones, las expectativas, el ansia de tenerlo todo, de querer tan sólo lo bello, todo muere
.

Puesto que el amor siempre da lugar a un descenso a la naturaleza de la Muerte, se comprende por qué razón es necesario tanto dominio sobre uno mismo y tanta fuerza espiritual para entregarse a un compromiso.
Cuando uno se compromete con el amor, se compromete también con la resurrección. (...) Cuando los amantes son capaces de soportar la naturaleza de la vida/muerte/vida y de entenderla como un continuo- como una noche entre dos días- y como la fuerza capaz de crear un amor para toda la vida, pueden enfrentarse con la presencia de la mujer esqueleto en su relación. Entonces se fortalecen juntos y ambos se llaman a una comprensión más profunda de los mundos en que viven, el mundo material y el del espíritu."
(Clarissa Pinkola Estés)


Y digo yo:
¿Será por esto que algunas huimos de las relaciones nada más dislumbrar el brillo de la guadaña? ¿no somos capaces de "aguardar la llegada de la resurrección del a-m-o-r?
Pufff...., qué ganas de no pensar...


Fotografía de Naughtyjames ::::: www.naughtyjames.com

2 comentarios:

marta (no, la de las sardinas no) dijo...

pues, nena, no sé qué decirte. casi que es mejor no esperar a la resurrección. mira tu que si no llega y una ahí, esperando... que es precisamente cómo estoy yo ahora: esperando y dándome chocazos con las paredes por no haber salido por patas al verle las orejas al lobo (es lo que tiene arriesgarse con el sobrevalorado amor)

por si las moscas, creo que no leeré nada de esta mujer por el momento.

Anónimo dijo...

¡Mentira!:

"Te quiero
porque no te necesito
pero suele suceder que,
cuando dependo de tí,
en realidad no te estoy amando,
es la carencia la que me hace
necesitarte
y me esclaviza,
volviéndome un tirano"